Pixel Nation

Sitio web dedicado al mundo de los videojuegos

Pc, Play Station, Xbox

Análisis de Total War: Three Kingdoms. Guerra, diplomacia y ¡puro espectáculo!

Lo intentaste con la diplomacia, usando buenas palabras, pero al final habló la guerra. Épico y apasionante en su acción, Creative Assembly vuelve a sorprender con un fantástico videojuego de estrategia inspirado en el Romance de los Tres Reinos de China. ¿Veredicto? Un imprescindible como verás en el análisis de Total War Three Kingdoms.

Bajo un hermoso cielo carmesí… muerte. Cientos, ¡miles de cadáveres!, testigos mudos de una gran batalla librada tan solo segundos antes. Y tu, simplemente, respiras aliviado. Sonríes, atónito, casi sin creer la hazaña que has logrado; aún disfrutando de esa agónica victoria que parecía imposible. Todo estaba en tu contra. El enemigo era más numeroso, y estaba mejor preparado, pero en la saga Total War los números no lo son todo. Aquí importa la estrategia, las buenas tácticas de guerra, el ingenio por encima de la fuerza bruta, y son precisamente estos rasgos los que hacen de Total War: Three Kingdoms un videojuego espectacular. Es tan intenso, tan increíble y apasionante en su acción, que cada nueva gran batalla en la que te adentras termina dejándote exhausto, como si realmente hubieras estado allí cruzando espadas con el ejército contrario. Así que sí, sonríes, y no lo escondes, porque de inmediato sientes la imperiosa necesidad de contárselo a alguien.

Quieres que todos sepan lo increíble que ha sido la batalla; ansías contar de qué modo neutralizaste a la caballería enemiga. Cómo, contra todo pronóstico, valiéndote de catapultas con munición incendiaria, lograste romper las filas enemigas justo antes de machacarlas con tu guardia de élite. Y no acabas nunca porque hay tantos momentos alucinantes de los que hablar, tantas pequeñas historias que compartir, que con cada nueva partida crecen y crecen las historias de guerra. ¿Lo mejor? Que no todo es lucha; que la épica de Three Kingdoms va más allá de la mera acción, pues también puedes obrar milagros usando la diplomacia o sacando partido a los espías. Creative Assembly no ha descuidado ni un solo detalle en este genial videojuego de estrategia que sorprende tanto por la épica de sus batallas en tiempo real, como por las opciones de gestión que pone sobre la mesa. ¿El objetivo? Convertirse en el emperador de China, que no es fácil, pero sí una de las experiencias más emocionantes y gratificantes que podéis vivir en la actualidad.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

Whatsapp icon